¿Qué es lo que estimula la publicidad?

La publicidad tiene su cosa: no es tanto presentar un producto que soluciona un problema, sino cómo se presenta. Esto es, por un lado, la atención del espectador se dirige al tipo de peinado del que está anunciando el producto, en la expresión de su cara, su manera de vestir, la voz y cómo dice lo que dice. Por otro lado, donde se fija la atención del espectador es en el slogan, no porque se trate de algo verdaderamente importante, algo que aporte un conocimiento nuevo, sino porque es una frase sugestiva, simple, bien definida. Por lo que, lo propio de la publicidad es quedar atrído por el anuncio para que se produzca la necesidad de la compra del producto.

Tal vez no estemos descubriendo la penicilina al explicar esto, pero la consecuencia terrible es que, cuando el espectador queda estimulado por cosas tan banales, cuando entra totalmente en el mundo del mass-media, la vida parece ser verdadera solo cuando es sugerente. Lo verdadero es lo simple, lo fácil, lo atrayente. Y esto quiere decir que la inquietud por las cosas realmente importantes desaparecen y desaparecen a la vez que el experto.

Dice Giovanni Cucci:

«Para Platón este género de comunicación era nefasto, era el estilo propio de los sofistas, contra los que luchará toda su vida, concretamente porque habían individualizado con genialidad un potente pero peligroso instrumento capaz de influir sobre las valoraciones y decisiones de los hombres, donde la apariencia acababa por prevalecer sobre el ser. Lo que cuenta para los sofistas no es informar, sino persuadir, “de tal modo que da la impresión, a la gente que no sabe, de saber más de aquello que saben” (Gorgias, XIII, 458)» (La crisi dell’adulto, la sindrome di Peter Pan, 35).

Ante lo sugerente, las cosas importantes ya no son importantes. Al experto nadie lo escucha porque el seguirlo implica el esfuerzo del trabajo. Y, especializados en lo atrayente, todos saben, hasta los más memos.

Anuncios

2 comentarios sobre “¿Qué es lo que estimula la publicidad?

  1. Cuanta lucidez, en tan pocas líneas, y que nos dice que nada hay nuevo bajo el sol, si hace más de 2,300 años un grande ya lo ha dicho, pero los sofistas y quien los gobierna (principe de este mundo que se llama) no descansan y hay muchos otros que ni cuenta se han dado.

Hola. No te vayas sin decir nada. Tu opinión cuenta.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s