Identidad

La semana pasada se nos tentaba a dejar nuestra identidad, es decir, a cambiar la realidad para hacerla digerible, a dirigir la vida autarquicamente, a abarcarlo todo para alcanzar nuestros fines, en definitiva, a no ser más hijos, sino Dios. Ésta era la tentación. Hoy la Iglesia nos invita a vivir realmente nuestra identidad, a que salga fuera lo que realmente somos, a ser hijos amados, a vivir transfigurados.

Anuncios

Hola. No te vayas sin decir nada. Tu opinión cuenta.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s