El Papa y Noé

Existen esos aires que cuando alguien hace algo aparentemente cristiano se le tiene que reconocer a lo grande: “yo soy súper cristiano, llevo el rosario de pulsera nancy-se-viste-de-moda y, por eso, se me tiene que conceder todo lo que quiero, cómo quiero y a la hora que quiero”. Son esos aires de grandeza que ya no se abaten con una negativa, sino que necesitan de la educada desatención.

Yo me pregunto si el señor Rusell Crowe por haber hecho una súper producción sobre un personaje bíblico tiene el derecho de ser recibido privadamente por el Papa. El Papa no lo ha recibido y el Vaticano ha salido al paso concediéndole un asiento en primera fila para un acto en la Plaza de san Pedro. Porque eso de dar palmaditas en la espalda a los que no realizan cosas realmente notorias… no sé, no sé.

Anuncios

Un comentario sobre “El Papa y Noé

  1. Estoy de acuerdo con lo que plantea la entrada, en abstracto. Sin embargo, bajemos a lo que estamos viendo: ¿cuál es el criterio para que hacer una película con argumento bíblico no sea meritorio, con la que está lloviendo hoy en día (chiste malo, jaja), y ganar una copa de fútbol sea mérito suficiente? Éste último caso, con cachondeo de sillón-silla-trono petrino incluido. Por ejemplo. Porque ejemplos hay a capazos. Igual el criterio es “recibo a los que me gustan y me da la gana, cual príncipe renacentista” y entonces es mejor para nuestra alma que seamos como Sem y Jafet.

Hola. No te vayas sin decir nada. Tu opinión cuenta.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s