Cristianos de vacaciones

En mis pocos años de sacerdote, he visto actitudes en cristianos realmente raras frente a las vacaciones y que me han brindado cierta reflexión.

Por ejemplo, me hace mucha gracia esos cristianos que van a lugares de una preclara presencia de Dios y no saben hacer otra cosa que mirar cosas y más cosas, como se ojean los cuadros en un museo o los souvenirs en una tienda de recuerdos. En sus caras solo se ve curiosidad y, cada cierto tiempo, de repente, sorpresa. Estoy seguro de que este tipo de cristianos se comportan del mismo modo que si estuvieran en Disneyland. It is the spiritual tourism.

Los lugares santos son para rezar, retirarse, llenarse; Dios se hace presente en lugares mediocres para hacernos felices.

Por poner otro ejemplo, también hay cristianos que aún no saben que el ocio y la oración en tiempo de vacaciones ni son dos cosas que hay que saber combinarlas (como así ocurre con el Gin y la tónica) ni que hay que dejar de hacer una en favor de la otra. Me aventuro a afirmar que este tipo de cristianos están un poquito aquejados de una doble personalidad.

La oración siempre concede una manifiesta satisfacción porque, en sí misma, ya es ocio; solo se disfruta de la vida en presencia de Dios.

Anuncios

Hola. No te vayas sin decir nada. Tu opinión cuenta.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s