Carta a Mireia Belmonte

Estimada Mireia

En primer lugar, te quería felicitar por tu nuevo récord en 400 metros libres de natación. Sé lo mucho que te ha costado conseguirlo porque así nos lo has hecho saber: cómo has tenido que viajar de un lado a otro en autobús, con las piernas encogidas, como una simple mortal, y cómo incluso te ha tocado pagar el hotel. Pobrecita, yo no lo hubiera soportado. Y, lo peor, cómo tu récord ha quedado eclipsado por el look de un futbolista. ¡Alucinante! Pero, querida Mireia, disculpa que te diga que eres un poco inocente y veo en ti una cierta pretensión. Inocente porque hay que serlo para no saber aún cómo funciona el mundo de los deportes, donde el que manda es el balón y lo que gira en torno a él. Los futbolistas ya no son jugadores, sino la matriz para troquelar a los jóvenes, y esto les hace mucho más distinguidos que chapuzarse en el agua. Y veo en ti una cierta pretensión porque si fuéramos solo animales yo babearía por los resultados de llevar al máximo ejercicio tus neuronas motoras, pero somos personas. Sí, personas, capaces de rebosar lo que se toca y ve para hacer cosas nuevas.

Así que, queridísima Mireia, anestesiate, supera la incomprensión, que el fútbol aunque parezca el Templo donde moran los dioses, en realidad, no es tan importante, como la natación, ya que lo verdaderamente meritorio es generar novedad.

Atentamente,
abrazados

Anuncios

2 comentarios sobre “Carta a Mireia Belmonte

Hola. No te vayas sin decir nada. Tu opinión cuenta.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s