los divorciados pueden comulgar

Imagino que no debe ser muy complicado diferenciar entre el pez y el pescado. Nadie dice “voy a comer pez”. Si alguien dijese esto es porque o es una persona poca cultivada o porque es extranjero. También imagino que debe ser muy complicado diferenciar entre la situación eclesial de un divorciado y uno que se ha rejuntado. En este caso, no lo es para alguien que está aprendiendo un idioma, sino para gente con una clara disfuncionalidad en la sesera.

Una cosa es que a uno le dejen, o tenga que dejar a su conyuge, consciente de que seguirá casado hasta que la muerte los separe; y otra cosa es separarse y, ante la falta de madurez psico-afectiva, juntarse con el primero que haga revivir las pasiones anestesiadas.

La diferencia está en ser coherente con un compromiso adquirido o no.

La diferencia está en coger la cruz o no.

La diferencia está en poder comulgar o no.

Anuncios

3 comentarios sobre “los divorciados pueden comulgar

  1. Del enlace que Ud ha puesto me quedo con que no hay divorcios sino personas divorciadas. Meditaré sobre ello hasta dar con la solución al enigma. De entrada no me explico que haya personas divorciadas si no hay divorcio.

    1. El enlace es por lo que subyace, por esa confusión entre divorciados y rejuntados que da lugar a que este problema que se nos plantea en la pastoral quiera ser solucionado desde el sentimentalismo.
      Y, sí, es verdad, el titular (teniendo clara la diferencia) da para otro post 🙂

Hola. No te vayas sin decir nada. Tu opinión cuenta.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s