Brittany Maynard

No es correcta la idea de que la vida es algo que se tiene y que, por ello, se puede disponer de ella como se quiera.

Lo ocurrido con Brittany Maynard ha revivido el debate sobre el derecho a morir dignamente en EEUU. Con un cáncer terminal, decidió quitarse la vida el pasado sábado (no hay manera de tragarse que quieran llamar a esto “muerte digna” con todo lo que en realidad acarrea un suicidio premeditado). Ante este suceso, ante una joven que se le trunca atrozmente el sueño americano, cualquiera se preguntaría por qué Dios permite el sufrimiento y la enfermedad o cómo puede conciliarse la idea de la existencia de un Ser todopoderoso que no quiere el mal con situaciones que, realmente, nadie quiere vivirlas. Yo suelo contestar que Dios no es un preservativo que evita el contagio de lo-que-nadie-desea y que lo malo no es el sufrimiento ni la enfermedad. La gente sufre y muere porque es lo propio de la naturaleza humana; los santos murieron y sufrieron teniendo claro que lo malo, lo tremendamente malo, es lo que aleja del Bien, el pecado. No obstante, podríamos dar otro tipo de argumentación.

La enfermedad existe en este mundo porque también nos da la oportunidad de sacar lo bueno que llevamos dentro (tendríamos que decir mejor “porque nos deja mostrar a Dios en nuestro desmañado proceder”). Hay que amar, servir o hacerse cargo de las personas enfermas y que sufren y que no saben por qué sufren. Porque las personas normales se quieren morir no porque no tengan salud, sino porque tienen agujeros de afecto tan profundos que les cuesta concebir que el Amor lo cambia todo y da sentido a todo.

Mi vida es importante para mí, pero también lo es para los demás.

Anuncios

4 comentarios sobre “Brittany Maynard

  1. “Dios nos susurra en nuestros placeres, nos habla en nuestra conciencia, pero nos grita en nuestros dolores, es su megáfono para despertar a un mundo sordo… No hay duda de que el dolor, como megáfono de Dios, es un instrumento terrible; puede conducir a la rebelión final y sin arrepentimiento, pero otorga al hombre malvado la única posibilidad que puede tener para enmendarse. Descorre el velo, implanta la bandera de la verdad en el fuerte del hombre rebelde”. C.S.Lewis.

Hola. No te vayas sin decir nada. Tu opinión cuenta.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s