Opino sobre lo que hacen pocos cristianos, que, en definitiva, es reinar con Cristo

Si pudiéramos tildarlo de algún modo, existe una triangulación en las relaciones interpersonales: yo, el prójimo y Cristo.

La diferencia entre la filantropía y la caridad cristiana es que esta última se nutre de una relación íntima con Cristo. Mientras la filantropía pretende dar solución a la injusticia desde los límites de la razón y voluntad humanas, la caridad es capaz de amar incluso al que queda fuera de la justicia. Amar a quién sea, ¡hasta al enemigo!, es algo de los que ven a Cristo en el prójimo.

“Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber?; ¿cuándo te vimos forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos?; ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?” Y el rey les dirá: “Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de éstos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis” (Mt 25).

(Grazie F.R.)

Anuncios

Hola. No te vayas sin decir nada. Tu opinión cuenta.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s