Pisotear a los felpudos antinatalistas

Mi desprecio se dispara hasta convertirse en tendencia a la mala conducta cuando oigo la sugerencia, muy extendida, de que se impidan los nacimientos porque la gente prefiere estar libre para ir al cine o comprar un tocadiscos o una radio. Lo que me hace pisotear a esas gentes como si fueran felpudos es que usen la palabra “libre”‘cuando con cada uno de esos actos se encadenan al más servil y mecánico sistema que haya sido tolerada por los hombres…

Un niño es precisamente el signo y el sacramento de la libertad personal. Es una tierna voluntad libre que se añade a las demás voluntades del mundo; es algo que sus padres han decidido producir libremente y que libremente acuerdan proteger. Ellos sienten que cada diversión, cada gozo que les proporciona verdaderamente proviene de él y de ellos, y de nadie más. Ha nacido sin la intervención de ningún jefe… Es una creación y contribución, su propia y creativa contribución a la creación…

La gente que prefiere los placeres mecánicos a semejante milagro está agotada y esclavizada.

(Chesterton, Por qué soy católico, Ed. El buey mudo, 569-570)

Anuncios

Hola. No te vayas sin decir nada. Tu opinión cuenta.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s