Virginidad

Ya está ahí la Navidad y no es extraño encontrarse gente que no tiene ninguna ganas de celebrarla. Una grave enfermedad o la muerte de un ser querido son cosas que eliminan los recuerdos mazapán de la Navidad.

Hoy la liturgia nos ha presentado a una pobre mujer que no ha cohabitado con un hombre y que, sin embargo, concibe. ¿De dónde surge eso tan maravilloso?, ¿cuál es su inicio?. ¿de quién parte? Jesús es concebido virginalmente, no de semilla humana.

Es Dios quien toma la iniciativa [“¿Eres tú quien me va a construir una casa para que habite en ella?” (2Sam 7)].

Por mucho que nos esforcemos en hacer sacrosanta, agradable, presentable y adornada la Navidad, si no se vive como algo que parte de la iniciativa de Dios, se queda en turrón y pandereta, esto es, en nada.

La Vida surge virginalmente; la virginidad es una categoría existencial; las cosas de Dios ni las merecemos, ni las producimos o fabricamos, se acogen. En definitiva, la Navidad es un don.

(Grazie F.R.)

Anuncios

Hola. No te vayas sin decir nada. Tu opinión cuenta.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s