Mediaciones

Hasta que Eli no da la respuesta justa a Samuel, éste no sabe que el que le llama es Dios. Esta temática se repite en el breve Evangelio de hoy. Es decir, aparece un reiterado mecanismo de mediación: Juan Bautista con los discípulos para que sigan a Jesús; Andrés con Pedro para presentarlo a Jesús; (incluso) el Evangelista con respecto a nosotros que nos traduce las palabras clave para entender el texto en su profundidad.

Necesitamos de mediadores que nos hagan entender quién es Jesús, que nos lleven a Él, que nos interpreten qué ocurre en nuestras vidas para llegar a Él. Samuel no sabe quién le llama sin Eli; los discípulos no reconocen al Cordero sin Juan Bautista; Simón no pasa a ser Cefas sin Andrés; nosotros no entendemos qué significa Rabí, Mesías o Cefas sin el esfuerzo minucioso de Juan Evangelista; ni podemos estar en comunión con Dios sin el Magisterio o saber cómo se concreta la voluntad de Dios sin un director espiritual o recibir la comunión y el perdón de los pecados sin un sacerdote; …

Amar a Dios no es solo esforzarse por amar al prójimo, sino también dejarse ayudar por aquellos que pueden llevarnos a Él.

No es verdad que cada uno tiene que sacarse las castañas del fuego porque no hay nadie para ayudarnos a ser felices.

(Grazie F.R.)

Anuncios

Un comentario sobre “Mediaciones

Hola. No te vayas sin decir nada. Tu opinión cuenta.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s