Ay de mí si no pienso que me quedan cosas por resolver

Nos aferramos a la idea de que el camino de la salvación, de la felicidad, del amor, tiene que ser un camino victorioso, sin esfuerzo, sin perder nada.

Sin embargo, la Alianza viene después del diluvio (Gen 9, 8-15) y por fin no está cerca el Reino de Dios sino es porque antes se entra en el desierto (Mc 1, 12-15). Que es lo mismo que decir que hay algo en nosotros que tiene que ser destruido, que la salvación se vive solo cuando se pasa por un tiempo de lucha consigo mismo.

¡Ay de nosotros si queremos salvarlo todo! ¡Ay de nosotros si creemos que podemos entrar con nuestras porquerías en la casa limpia de Dios!

Es el tiempo de Cuaresma.

(Grazie F.R.)

Anuncios

3 comentarios sobre “Ay de mí si no pienso que me quedan cosas por resolver

Hola. No te vayas sin decir nada. Tu opinión cuenta.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s