Tomás

Dejando a un lado la interpretación del Evangelio de si Tomás mete el dedo en las llagas para creer (incluso he oído alguna vez eso de la bendita incredulidad del Apóstol porque gracias a ella surge la confesión de fe; eso es consecuencialismo), el mensaje de la Iglesia hoy es éste.

“Los creyentes vivían to­dos unidos y lo tenían todo en común; vendían posesiones y bienes, y lo repartían entre todos, según la necesidad de cada uno”, nos decía la primera lectura de los Hechos de los Apóstoles. Esto es, la cohesión comunitaria se mostraba no bajo un vivir comunista, en el que había que expropiar cualquier cosa para que fuera de todos, sino en que lo que se tenía, en lo que cada uno poseía, lo usaba al servicio del Evangelio. 

Jesús se aparece a los Discípulos y Tomás no estaba; ni Tomás ni sus cosas estaban unidas a la Comunidad y por eso el Apóstol no se entera de la Presencia; Tomás no tuvo experiencia del Resucitado porque sus posesiones solo las pensaba como eso, como cosas suyas. Es decir, la experiencia de la Vida eterna pasa por un subyugar las cosas materiales para rascar el Cielo. O: los que creen que sus posesiones no entran en la lógica de Dios (y que entren en la logica de Dios es introducirlas en el ámbito comunitario) están muy lejos de la Pascua. 

(Grazie F.R.)

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Tomás

Hola. No te vayas sin decir nada. Tu opinión cuenta.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s