sobre la carta de la mujer divorciada que no pudo tomar la comunión

Después de leer asépticamente la carta, solo puedo sacar una conclusión: la tal Ángela Conesa (la cual parece ser que no sabe que su propio nombre lleva acento) es una desagradecida; o, para no herir la sensibilidad de algunos de mi sensibleros lectores, ésta señora se COMPORTA como una niña consentida a la que se le añade un atraso cognoscitivo de la percepción de la realidad. Porque esta señora, que alardea de no dar dinero a su Parroquia, lo que en realidad está diciendo es que no quiere colaborar con el sostenimiento de la institución que ha estado preparando a su hijo durante tres años para recibir la Comunión y esto incluye: preparación de los catequistas, materiales, luz y agua, mantenimiento del lugar donde se da la catequesis, etc., Y ¿por qué no quiere colaborar en realidad con su Parroquia? Porque no puede soportar que alguien pueda poner en evidencia lo que está haciendo mal puesto que ella misma sabe que lo está haciendo mal. A eso, a la actitud de salir por peteneras cuando a la gente se le denuncia algo, se le llama ser emotivista. Esto es: esta señora se COMPORTA como una niña consentida a la que se le añade un atraso cognoscitivo de la percepción de la realidad porque decide actuar solo bajo lo emotivo.

¿Qué decir del cura? Que me solidarizo con él, aunque yo no le hubiera pasado una fotocopia de una carta escrita por mí a los padres e intuyendo cómo está el patio, sino una fotocopia de dónde dice la Iglesia que no pueden comulgar las parejas de hecho y los rejuntados en el caso de haberles pasado algo (porque, hermano sacerdote, los divorciados sí que pueden comulgar mientras no se vuelvan a juntar).

Anuncios

5 comentarios sobre “sobre la carta de la mujer divorciada que no pudo tomar la comunión

  1. Si es que al final cristiano es el que sigue a Cristo. Sospecho que el que sigue a Cristo con buena voluntad trata de dejarse de tonterías. En cualquier caso, AALV, en la circular, el cura especifica literalmente: “parejas de hecho, divorciados y vueltos a casar civilmente” o sea que tal y como lo dice, me parece que lo dice bien.

    1. Pues da lugar a error, pues tendría que haber sido “parejas de hecho y divorciados vueltos a casar” 🙂

  2. Y yo me pregunto. Ahora que esta señora y los cien mil que se han solidarizado con ella ya no van a contribuir al sostenimiento de la Iglesia ¿podremos seguir adelante? ¿No supone la decisión de esta señora un golpe mortal para las finanzas de la Iglesia? ¿Quién se hará cargo a partir de ahora de los Seminarios y del mantenimiento del clero?

    1. ¡Jajaja! Una de las mejores respuestas que he leído. Me apuesto caña y pincho de tortilla a que la mayoría de esas cien mil (más una) personas contribuyen ahora en aproximadamente cero euros. Creo que, con un gran esfuerzo de nuestra parte, podremos sobrevivir, sí 😉

Hola. No te vayas sin decir nada. Tu opinión cuenta.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s