de ilusiones se vive

El no amar la doctrina de la Humanae Vitae ha llevado a creer que es posible ser cristiano al margen de un modo de vivir la sexualidad. Es decir, puede ser que muchos obispos y curas no hayan hablado en contra de la polémica encíclica de Pablo VI, pero no es menos verdad que estos no han enseñado públicamente cuál es la correcta ética del cuerpo sexuado, cuál es la verdad del matrimonio y la familia. Ante esto, solo les ha quedado hacer una cosa: se han dedicado a estimular los afectos y sentimientos del pueblo. Más o menos como ha hecho la TV. Es muy comprensible, por tanto, que estos clérigos crean que la iglesia sigue viva cuando la horda adolescente de moral laxa reciben el sacramento de la Confirmación o llevan la imagen de turno en la procesión.

Anuncios

Hola. No te vayas sin decir nada. Tu opinión cuenta.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s