colgarse del cuello 

La verdadera educación no comienza cediendo a los caprichos del educando pues la finalidad de la educación es hacer crecer a una persona. Se comienza con el deber. ¿No será el modo de ingresar en el mundo de la Gracia el merodear primero por el ámbito la Ley? Sí. Cuando hacemos lo que debemos hacer, de repente, comenzamos a hacer lo que nunca podríamos hacer. Y cuando no se señala lo que se debe hacer, es difícil que se dé la posibilidad de soñar con lo que se podría llegar a hacer. 

Esos padres que no exigen a sus hijos más les valdría que se colgarán del cuello porque no educan, sino maleducan, es decir, lo único que consiguen es que sus hijos se instalen en la tibieza. 

Anuncios

Hola. No te vayas sin decir nada. Tu opinión cuenta.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s