riesgo 

Como cristianos, nos convertimos en pragmáticos cuando comenzamos a calcular lo que podemos obtener de nuestros actos. Es posible ser eficaz controlando la Gracia en el momento en que nos asustamos al prever lo adverso que podría sucedernos. La consecuencia de tal actitud no tarda en verse. La característica más evidente del cristiano pragmático es el mediocre quietismo. Bueno, más que quieto parece muerto porque es capaz de no hacer lo que hay que hacer para cambiar la situación injusta por temor a perder algo o por temor a que no sirva de nada. 

La fe cristiana no es quietismo, sino movimiento. La fe es acoger la iniciativa de Dios para comenzar a tomar iniciativas y hacer cosas de Dios, ya que los hijos de Dios no se controlan, se arriesgan, lo revolucionan todo. Áquel que se deja fecundar por Dios no puede más que generar lo que es de Dios:

En aquellos días, María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías, y saludó a Isabel.

En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo, y dijo a voz en grito:

-¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre!“.

(Grazie F. R.)

Anuncios

Hola. No te vayas sin decir nada. Tu opinión cuenta.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s