Umberto Eco merece, si no la condena eterna, una larga estancia en el purgatorio.

Verdad en la que creen sin titubeos aquellos que piensan que el mal que hacemos aquí tiene sus consecuencias. Y así lo piensa Juan Manuel de Prada. Pero ¿en qué fundamentar tal afirmación? En esto de Ricardo de la Cierva o en esto de Vintila Horia. 

Gracias a MQE.

Anuncios

Hola. No te vayas sin decir nada. Tu opinión cuenta.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s