noviazgo cristiano

Tengo que reconocer que cierto sentimiento de asombro me invade cuando veo a un joven cristiano comenzar una relación con alguien que está fuera de la Iglesia. Me quedo anonadado no porque el joven crea ingenuamente que, gracias a él, se dará en el futuro la conversión de su pareja, sino porque desde el principio se olisquea que la situación tiene poco futuro. Es decir, y al margen de alguna feliz excepción (la que confirma la regla), es muy difícil finalizar con éxito algo tan importante cuando, en el inicio, los deseos del otro van nítidamente descaminados. El sentido común dice que la casa se construye comenzando por abajo.

En el país donde vas a entrar… no hagas alianza con los habitantes de la tierra, porque se prostituyen con sus dioses, y, cuando les ofrezcan sacrificios, te invitarán a comer con ellos. Ni tomes a sus hijas por mujeres para tus hijos, pues se prostituirán sus hijas con sus dioses y prostituirán a tus hijos con sus dioses” (Ex 34).

Anuncios

4 comentarios sobre “noviazgo cristiano

  1. Muy buena esta entrada. Sin duda se constata lo que dice, se puede empezar con muy buena intención, pensando que el otro se convertirá gracias a ti… pero la realidad es bien distinta.

Hola. No te vayas sin decir nada. Tu opinión cuenta.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s