feminismo 3: María

La frase “hágase en mí según tu palabra” no es dicha a la ligera por una cría inmadura con el ánimo de contentar el oído del Oyente, sino que es fruto de un modo de pensarse a sí misma. Esto es, si María dice “hágase lo que Tú me anuncias” es porque se sabe sierva: “He aquí la esclava del Señor”.

Menos mal. Porque María podía haber pospuesto la invitación de generar Vida para embarcarse en la lucha de los derechos, libertades y las pantuflas propias de nuestros tiempos. Pero no. Ella sabía lúcidamente que las cosas no están por casualidad, que si tenía un cuerpo capaz de generar era porque tenía una misión que realizar. Ella era consciente de que la Salvación pasa por la familia.

O María se vio obligada a decir “sí” al ser  víctima de unos roles impuestos por una sociedad retrograda incapaz de valorar a la mujer, o María es la mujer por excelencia porque en ella se destapa sin tapujos lo esencialmente femenino y por eso es recordada por la Iglesia. Si pensamos lo primero, desdeñando lo segundo, no es de extrañar que hayamos consentido que María se quede en algo con telas doradas y peluca y a lo que hay que mirarle compungidamente para sentirse más cristiano. 

(Este post se debe a que en Valencia hoy se celebra la Anunciación)

Anuncios

Hola. No te vayas sin decir nada. Tu opinión cuenta.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s