Scade

apología de Perogrullo

Ante el hecho de que en la Iglesia, siendo un lugar de santidad, existieron y existen tantas personas perversas, parece imponerse al convencimiento el sin sentido de pertenecer a ella. Chesterton dice que no hay que extrañarse de la presente inmoralidad porque “el cristianismo no es una fe para hombres virtuosos, sino simplemente para hombres”. No obstante, la cuestión no se resuelve aquí, puesto que el cristiano no está en la Iglesia aceptando ante todo a aquellos que, estando en ella, obran en contra de ella, sino porque desea ser como aquellos que obran según dicta ella pudiendo obrar contra ella. El decidir no ser de la Iglesia no tendría que centrarse en la obviedad de que tropecemos con cristianos malvados, sino en la obviedad de que siempre podremos encontrar el testimonio de gente buena y, concretamente, el de las mejores personas. Entre ellos, el ejemplo más acertado es el de Cristo.

Anuncios
Estándar

Hola. No te vayas sin decir nada. Tu opinión cuenta.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s